Loft iluminado

Nueva vivienda reformada. Dado el desnivel entre las calles en el que se sitúa el loft, éste actúa como podio para el resto de la edificación. El sistema estructural, que se compone de pilares, vigas y losas de hormigón, permite la apertura de las fachadas, consiguiendo dotar al espacio de mucha luz blanca, difusa y continua. La entrada del loft se transforma en un porche, un jardín urbano semi-privado que ejerce tanto de filtro como de espacio de unión y transición entre la vivienda y la calle. Las escaleras pasan a ser muebles que pueden modificar su posición a placer, surgiendo así múltiples recorridos. Internamente surge un podio que permite configurar diferentes estancias manteniendo la continuidad del espacio.